Scuola Internazionale delle Arti, della Lingua e della Cultura Italiana

facebook twitter instagram linkdn blog

degustación en el Chianti

Es una mañana soleada de otoño en Florencia. Los estudiantes y el equipo de la AEF se preparan para salir. ¡Un día diferente de los otros dias está por empezar! La Accademia organizó un día de paseo en el clásico Chianti para conocer más sobre la historia del aceite de oliva y del vino toscano.
Llega un pequeño bus para llevar a todos a la hacienda. La cúpula del Duomo y el tráfico se alejan lentamente para dejar espacio a las verdes colinas y los altos cipreses. Los colores del otoño caracterizan el paisaje, amarillo, naranja, verde, diversas tonalidades de marrón ... es una sucesión de colores.

Algunos de los estudiantes han llegado recientemente a Italia, otros ya se han familiarizado con la cultura italiana. El entusiasmo de todos es grande, es un viernes que sabe a fiesta. Una vez en la Tenuta (hacienda) de San Vito, sobre el Chianti, en las colinas florentinas, los dueños dan la bienvenida a los estudiantes y profesores. Por generaciones, el vino y el aceite de la más alta calidad se producen aquí, de acuerdo con el método de la agricultura orgánica, que excluye el uso de cualquier tipo de fertilizante o herbicida químico. Se comienza con la visita guiada para descubrir los viñedos y, poco después, la visita a las bodegas y al molino. El recorrido se desarrolla por los caminos de la hacienda, en la dulzura típica del paisaje toscano, donde la armonía es el resultado de la colaboración positiva entre el hombre y la naturaleza.

No puedes decir que conoces la cultura toscana si no conoces los dos productos fundamentales que se cultivan en ésta tierra con pasión y sabiduría ancestral: El vino y el aceite. Bebiendo una copa de vino se cuentan historias, se comparten recuerdos. El aceite es el ingrediente principal de toda la cocina italiana, alrededor del cual se transmiten recetas y sabores. La temperatura fría no influye en el estado de ánimo, por el contrario, las risas y el canto de los pájaros son los únicos sonidos de fondo en el campo del Chianti.

Al finalizar la visita, todos nos sentamos a la mesa. La AEF reservó todo el restaurante para sus estudiantes. Para la ocasión, el chef preparó un almuerzo típico de la Toscana: Pasta, carne, verduras orgánicas y, por supuesto, ¡aceite y vino de la hacienda de San Vito!

El día transcurre rápidamente, entre charlas, risas y buena comida en cantidad. La gran mesa ha permitido que las personas se familiaricen, se conozcan entre ellas. Todos provienen de diferentes lugares, con diferentes culturas, pero al final, todos tan semejantes.

 

0
0
0
s2sdefault

   Cookie policy    Privacy policy