Accademia Europea di Firenze

El mejor lugar para estudiar la lengua, la cultura italiana y el arte en Florencia

La Accademia Europea di Firenze es una Escuela de Artes, Lengua y Cultura Italiana.
Fundada en el 2005 como una Escuela de Italiano para extranjeros, con el tiempo ha ampliado su oferta educativa ofreciendo cursos de artecultura italiana, música y danza. La AEF también ofrece Certificate Programs en Voice & Opera, Drawing & Painting, Dance, un Certificate Program en Lengua y Cultura Italiana, Study Abroad Programs en colaboración con prestigiosas universidades estadounidenses, Summer, Winter Programs y Joint Academic Programs proyectados con instituciones universitarias de todo el mundo. El enfoque experiencial y la calidad de los docentes hacen de ésta escuela, fuertemente arraigada en la historia y la cultura italiana, dotada además de estándares académicos europeos, un cálido ambiente internacional en la ciudad del Renacimiento y de la inmensurable belleza.
Términos y condiciones para Estudiar en el Extranjero

 

Era el 19 de Agosto cuando 98 estudiantes de Elon University se dirigían a Florencia para transcurrir allí el semestre Otoñal. Estaba tan emocionado de vivir por un tiempo en Italia, considerando que lo hacia de una manera que no todos se pueden permitir. Mi mente se aceleró, soñando con todas las cosas que quería hacer y ver durante esta experiencia de estudio en el extranjero. Yo ya había estado en Florencia cuando estaba en la escuela secundaria, pero habíamos concentrado todo lo que había que hacer en una sola semana; esta vez habría sido, en cambio, una prueba de independencia y autodisciplina. Esta vez sería completamente diferente.

Después de unos días en mi nuevo hogar, era como si realmente no supiera qué hacer, cómo comportarme. Nunca había vivido en esta ciudad y quería acostumbrarme al nuevo estilo de vida antes del inicio de las clases. El estrés estaba empezando a crecer, sin embargo traté de reprimirlo saliendo y forzándome a divertirme como todos los demás, en lugar de lidiar con lo que estaba sintiendo. Cuando empezaron las clases, no salía durante la semana como lo hacían mis compañeros. Pasé la mayor parte de mi tiempo en las redes sociales, viendo las locas publicaciones nocturnas de otras personas. No podía arrastrarme fuera de mi apartamento y hacer lo que ellos hacian. Seguí abatiéndome porque extrañaba mucho mi casa: No lograba salir de paseo o de fiesta y tratar de hacer nuevos amigos. Odiaba la forma en que me sentía. No era yo. Normalmente soy una persona extrovertida y me gusta mucho hacer feliz a la gente. Pero, ¿cómo podría hacerlo, cuando fui el primero en no sentirme feliz conmigo mismo?

Empecé a llamar a mi madre, que estaba a 4.000 millas de distancia, a seis horas de diferencia, varias veces al día. Necesitaba hablar con alguien que me ayudara a recuperarme. Afortunadamente, me di cuenta a tiempo de lo que estaba pasando y me puse en contacto con la psicóloga de la AEF.

Después del primer mes ya me sentía más viva y preparada para afrontar esta experiencia de estudio con un espíritu diferente. Los días parecían menos pesados ​​después de hablar con alguien que escuchó mis pensamientos y trató de calmar mis ansiedades. También hablé de ello con otros estudiantes en clase y en el bar, y ellos también estaban comenzando a darse cuenta de que extrañaban mucho su casa. Tenían el mismo miedo que yo de perder todo lo que estaba pasando al otro lado del mundo y que la gente se olvidara de ellos. Todos enfrentaban su batalla de manera diferente. Ciertamente me hubiera tomado más tiempo darme cuenta de lo que me estaba pasando si no hubiera sido por la inmensa ayuda que me brindó el staff de la AEF. No podía dejar que todo esto me consumiera y esa podría ser la razón por la que me estaba perdiendo una experiencia única en la vida.

Estudiar en el extranjero es algo único y se aprende mucho, además de ser una oportunidad fundamental para tu crecimiento personal. Lo más importante que hay que recordar es que saltar a una nueva vida, completamente diferente a la anterior, es abrumador. Pero no estás solo al lidiar con todo esto. Otros estudiantes están experimentando lo mismo, incluso si no lo demuestran. Algunas de las cosas que me ayudaron mucho fueron escribir un diario y pasar mi tiempo libre viviendo Florencia en todos sus aspectos. Leer y caminar por las calles de la ciudad fueron dos de mis actividades favoritas durante este periodo, lo que me ayudó mucho a mantenerme a mí y a mi mente ocupados. También limité el tiempo que pasaba en las redes sociales.

Recuerda siempre que tus sentimientos valen mucho y que es válido sentir nostalgia de casa. Tienes derecho a conocer los términos y condiciones que conllevan vivir en el extranjero.

Partner Institutions