facebook twitter instagram linkdn blog

Las vias de FlorenciaPasear por Firenze significa enamorarse de sus callejones, de sus barrios pintorescos y ricos de historia, de las callecitas del centro sumergidas en obras maestras eternas. Ya les hemos contado cómo es simple moverse a pie por la ciudad, pero: han hecho caso a los nombres extraños de algunas de las vías o calles? Pues bien, muchos de estos nombres esconden verdaderas curiosidades e historias increíbles.

Hay referencias a la gran tradición literaria, como por ejemplo las calles dedicadas a la gran obra dantesca: Via del Limbo, Vía del Infierno y Vía del Purgatorio. O también hay referencias a precisos momentos históricos como la Vía del Traidor, en memoria del asesinato del Duque Alessandro de' Medici en manos de Lorenzino de' Medici, ocurrida en 1537 justamente en una de las casas de esa Vía. También hay nombres ligados a las actividades que allí se desarrollaban, como por ejemplo la Via dei Calzaiuoli (de los zapateros), que en una época fue habitada por negocios de vestidos y calzados y que hoy está dedicada a las Boutiques de moda.

Las anécdotas ligadas a los nombres de las calles son innumerables: por ejemplo el Vícolo dello Scandalo (Paseo del Escándalo) que el Tribunal florentino construyó entre la Vía del Corso y Vía degli Alighieri para separar las familais rivales Cerchi y Donati. O también la Vía dei Malcontenti (Vía de los descontentos) cuyo nombre deriva de los condenados a muerte que venían conducidos desde el Bargello hasta el patíbulo.

Mucho más divertido es el Canto de' Bischeri entre Piazza del Duomo y Vía dell'Oriuolo: "bischero" en florentino significa tonto, estúpido. Y no obstante la etimología sea dudosa, este nombre parece que deriva de una antigua familia que vivía justo en esa zona.

Otro ángulo que nos hace sonreir es el ubicado en el cruce entre Vía Camilana y Vía Porta Rossa, donde surge "l'acculata": una piedra encastrada en el centro de la Loggia del Porcellino en recuerdo del castigo ofrecido a los deudores insolventes, obligados a golpear el trasero en el pavimento, delante de toda la plaza, justo en el punto que señala el mármol.

Estas son sólo alguna de las miles de historias ligadas a las calles de Firenze. Contaremos muchas cosas más con el hashtag #stradediFirenze. Síguenos!

0
0
0
s2sdefault

   Cookie policy    Privacy policy