facebook twitter instagram linkdn blog

una ciudad para caminarVivir en Florencia significa sumergirse a diario en el esplendor. Desde las fachadas de las iglesias hasta los callejones cargados de historia, desde la poesía de “I Lungarni” hasta los rincones más escondidos, ésta ciudad es un verdadero museo al aire libre. Y lo mejor es que es totalmente accessible a pie!

Florencia, de hecho, a pesar de ser una capital europea, es una de las "ciudades más transitables" del mundo, y es una de las ciudades más bellas de fácil acceso. De hecho, basta con bajar del tren en la Estación Central para ser catapultado frente a la Basílica de Santa Maria Novella, una auténtica obra maestra en mármol blanco y serpentina verde de Prato, diseñada por Leon Battista Alberti.

Unos pasos más adelante, se encuentra la Basílica de San Lorenzo, que durante 300 años fue la Catedral de Florencia, con las extraordinarias capillas de los Medici. Continuando, llegamos a Piazza San Giovanni, donde, ubicado entre las calles del centro, se alza el enorme Complejo del Duomo, con el Baptisterio de San Giovanni Battista y la Catedral. Esta última, diseñada por Arnolfo di Cambio, fué nombrada Santa Maria del Fiore en 1412 y, en el momento de su finalización, era la tercera iglesia del mundo y la más grande de Europa: 153 metros de largo, 90 metros de ancho y A 90 metros del suelo hasta la linterna.

Dejando atrás el Duomo, con el maravilloso campanario de Giotto y la extraordinaria Cúpula de Brunelleschi, cuyos 600 años se celebran desde el inicio de la construcción, continuamos por Via dei Calzaiuoli, hasta llegar a la Piazza della Signoria. Aquí también, una torre domina la plaza: Es Palazzo Vecchio, un edificio del siglo XIII, actualmente el ayuntamiento de la ciudad. En frente del edificio, la Loggia dei Lanzi, un cofre que contiene esculturas inmortales como el Perseo de Cellini o el Rapto de las Sabinas de Giambologna.

A pocos pasos de la plaza, nos encontramos con uno de los lugares más visitados del mundo: Il Museo Degli Uffizi, con su colección ilimitada de obras maestras, un corpus expositivo inconmesurable que incluye las obras de Rafael, Botticelli, Giotto, Tiziano, Caravaggio, Tintoretto y muchos otros.

Desde gli Uffizi, pasamos por encima la orilla del río donde, caminando unos pocos metros, encontramos el famoso Ponte Vecchio, coronado por el igualmente famoso Corredor Vasariano que conectaba gli Uffizi con el Palazzo Pitti. Cruzando el Arno, uno queda embelesado por las brillantes tiendas, en cuyas vitrinas brillan verdaderas obras de arte de orfebrería.

Unos pocos pasos más y estamos justo en el Palazzo Pitti, que fue el hogar de los Medici, mientras que un poco más lejos está Boboli, el pulmón verde de la ciudad y el ejemplo más famoso en el mundo, del jardín italiano.

¿Has visto lo maravilloso que puede ser caminar por Florencia y cuántos siglos de historia estás atravesando, dando unos pocos pasos por la ciudad?

0
0
0
s2sdefault

   Cookie policy    Privacy policy